Menú

El Planeta Curioso

CARTA A MI EX: Gracias, porque ahora sé lo que NO es el amor

“Hola chico extraño, puede que te parezca raro que te escriba a estas alturas, pero tenía que hacerlo y no por ti, sino por mí misma. Quizás en este momento te preguntes ¿Pero porque me llama extraño? Y es que eso eres ahora para mí, un completo extraño, alguien a quien yo no conozco y que jamás quisiera conocer. Fuiste un cobarde conmigo, me hiciste mucho daño, pero ya no importa, ya no me importa.

Estando contigo aprendí que las personas pueden mentirnos justo frente a nuestra cara y mirándonos a los ojos. He comprendido que no todas las personas son buenas y que no puedo esperar que todos actúen tal y como yo lo haría, porque es un completo error, las personas no son iguales y definitivamente no todas tienen un buen corazón. A tu lado me di cuenta de que nosotros tenemos la opción de vivir felices o escoger la desdicha y la pobreza emocional y, afortunadamente, escogí ser feliz.

Quiero agradecerte por todo lo que me enseñaste

Porque, aunque al principio estaba totalmente dolida, molesta y angustiada por todo lo que me hiciste, al final me di cuenta de que gracias a ti aprendí mucho. He crecido y no hablo físicamente, sino que mentalmente he madurado. Ya sé que el amor es complicado y que puedo salir lastimada con cualquier persona. De hecho, no todos son fieles y mucho menos sinceros, pero el hecho de que tengamos esas conductas no quiere decir que me cerraré al amor eternamente.

Me enseñaste que los te amo se pueden fingir, que los besos pueden ser un engaño y que las miradas son un arma de doble filo. Te enfrascaste en inculcarme que la vida es una montaña rusa, que un día podemos estar arriba en el más alto de los cielos y al otro estar abajo, observando desde la primera fila como los sentimientos pueden ser pisados y despreciados por los que más queremos.

Pero lo más importante, me enseñaste que lo bonito y el objetivo de esa montaña rusa es la adrenalina que nos impulsa a actuar, a ser mejores o peores personas, a amar, a soñar, a vivir. Gracias a ti me di cuenta de que cada decisión que tomemos tiene una consecuencia y que debemos fijarnos muy bien en quien confiamos, porque al final, los lastimados seremos nosotros mismos.

Te quise, no lo niego, pero ahora estoy dispuesta a amar

Quiero encontrar a alguien que viva la vida en su máximo esplendor, que no sea limitado, que le gusten las cosas nuevas y lo mejor, que quiera experimentar todo eso conmigo. ¿Sabes? te agradezco por haberme lastimado, porque solo así me di cuenta de que valgo mucho más de lo que un día creí. Ahora sé que no puedo obligar a alguien a que me quiera y me valore como soy, pero si puedo darme mi lugar y retirarme cuando no me sienta cómoda, después de todo, solo dependo de mí, de nadie más”.

Deja un comentario

error: Content is protected !!